ReVerSoConVerSo

Cuarto

La luz del interruptor despierta un ecosistema vivo, vital.

Me recoge, impregna de calor la estancia.

Abrazo relajado, bienvenida del guerrero.

 

Museo particular, extensión del Yo.

Cada estante un recuerdo,

cada balda pura emoción.

 

Muebles experimentados,

con marcas de guerra.

Travesuras pasadas de castigo impuesto.

 

Se añoran aventuras:

aquel Lego inacabado,

una princesa sin rescatar raptada por mi hermano.

 

El suelo era bosque,

volcán, desierto.

Ahora sólo actúa de perchero.

 

Estancia de nogal castellano,

complementa la terquedad de mi pasada adolescencia.

 

Época de ventanas pegadas en la pared,

de ideales con la guitarra por arma

que sonaba en la cara B del radiocassete.

 

En mi escritorio, ahora,

todos son sentimientos digitales.

Juego 2.0.

 

Al fondo, recogida,

cual ermita de montaña,

se encuentra el abismo del alma.

 

Reposo y crecimiento,

sueños de pequeño,

miedos de mayores.

 

Me reencuentro cada noche,

me ordena el pensamiento.

El guerrero descansa,

retorna aquel niño.

Siguiente Entrada

Deja un comentario

© 2024 ReVerSoConVerSo

Tema de Anders Norén

Descubre más desde ReVerSoConVerSo

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo